Ir al contenido

Practicar el pensamiento positivoAl terminar lo que sin duda ha sido un año 2020 lleno de retos, miramos al futuro con la promesa de un nuevo año. Para empezar el 2021, reflexiona sobre lo bueno, lo malo y lo feo de los últimos 12 meses y piensa en cómo mejorar tu vida en el futuro.

Lospropósitos de Año Nuevorelacionados con el fitness y la salud siempre parecen ser los más populares, y una empresa de equipamiento de fitness, estamos totalmente a bordo.

Sin embargo, el año pasado resultó ser uno en el que se nos inculcó el poder de nuestra perspectiva. Enfrentarse a pérdidas aparentemente interminables, a cambios constantes y a una incertidumbre continua debido a la COVID-19 ciertamente avivó cierto pesimismo incluso entre los eternos optimistas. (Y no es una condena, ya que admito que soy un pensador negativo y un cínico de corazón, incluso sin una pandemia).

Así que, con el espíritu de los nuevos comienzos, nos tomamos un momento para abordar por qué y cómo deberías empezar a practicar el pensamiento positivo.

Practicar el pensamiento positivo

Según WebMD, el pensamiento positivo es "la práctica de centrarse en lo bueno de cualquier situación", lo que realmente puede tener un impacto significativo en su salud física y mental. Los expertos reconocen que "no significa que se ignore la realidad o que se resten importancia a los problemas", sino que se trata de una elección consciente de abordar lo bueno y lo malo de la vida con una expectativa y una perspectiva positivas.

Para muchos de nosotros, es más fácil decirlo que hacerlo.

Sin embargo, la práctica del pensamiento positivo no es únicamente una habilidad innata, sino que puede aprenderse y practicarse hasta convertirse en algo habitual. Aunque se necesita esfuerzo para reeducar los patrones de pensamiento predispuestos y el tipo de personalidad, con determinación, es posible que los pesimistas cambien.

Beneficios del pensamiento positivo

Respaldada por la investigación científica, la práctica del pensamiento positivo se asocia con múltiples beneficios para la salud física y mental.

Físico

  • Mejor salud general
  • Mayor inmunidad
  • Disminución de la presión arterial
  • Reducción del riesgo de infarto
  • Mayor tolerancia al dolor
  • Mejora de la gestión del estrés
  • Mayor vida útil

Mental

  • Mejor estado de ánimo
  • Mayor capacidad de afrontamiento y resolución de problemas
  • Pensamiento más claro
  • Menos depresión
  • Mayor creatividad

Cómo pensar en positivo

  1. Abandona la negatividad. Reconoce lo malo, pero no asumas automáticamente que todo lo que venga en adelante será también horrible. Perder el trabajo es difícil, pero no significa que no puedas volver a conseguir un buen puesto. Saltarse los entrenamientos no es útil, pero no impide que empieces una nueva rutina en cualquier momento.
  2. Olvídate de los extremos. Olvida el "nunca" y el "siempre" cuando ocurran cosas desagradables. Por ejemplo, aunque las restricciones de COVID-19 han sido desagradables, suponer que la vida normal no volverá nunca es un error.
  3. Reformule su situación. Suena trillado, pero es útil buscar el lado bueno de las cosas. Los cierres de los gimnasios han sido un lastre, pero es de esperar que hayas podido aprovechar los nuevos entrenamientos virtuales o que hayas comprado equipos de fitness y creado un gimnasio en casa. Durante las órdenes de permanencia en casa, quizá hayas podido dedicarte a un nuevo hobby o limpiar los armarios y organizarte.
  4. Mantén la perspectiva y busca la gratitud. Aunque las cosas malas forman parte de la vida, es probable que haya otras personas que estén peor que tú. Reconocer que tu situación podría ser peor, e identificar las formas en que puedes estar agradecido, cambia tu forma de pensar. Por ejemplo, en un accidente de coche, agradece que no hayas resultado herido o que tu vehículo no haya quedado destrozado.
  5. Encuentre el humor siempre que sea posible. A veces hay que reírse -o al menos sonreír- para hacer frente a los numerosos retos de la vida. No todo es divertido, por supuesto, pero busca el lado más alegre siempre que puedas.
  6. Rodéate de optimistas. Salir con gente positiva puede ayudar a cambiar tu perspectiva y ajustar tu forma de pensar. Los amigos, la familia y los compañeros de trabajo pueden tener un impacto notable en tu búsqueda de la positividad.