Ir al contenido

Mitos sobre el fitnessIncluso si lleva mucho tiempo haciendo ejercicio, es posible que se trague sin querer algunos mitos sobre el fitness, que son omnipresentes y que parece que deberían ser ciertos simplemente porque llevan mucho tiempo existiendo. En lo que respecta a los hechos relacionados con el ejercicio, existe mucha información errónea, que cambia a menudo, por lo que es posible que ni siquiera se dé cuenta de que parte de lo que cree no es cierto.

Aprovecha al máximo tus sesiones de ejercicio aprendiendo la verdad sobre algunos de los mitos más comunes del fitness, desmentidos aquí.

Mitos sobre el fitness

  1. Los abdominales te darán un six pack. Hacer 100 abdominales al día, o hacer planchas durante 2 minutos al día, es muy bueno para fortalecer los abdominales, pero no eliminará la grasa del vientre ni te dará abdominales de tabla de lavar. Para conseguir una definición notable de tu abdomen, necesitas músculos fuertes, sin duda, pero también necesitas eliminar la capa de grasa que se encuentra encima de los músculos. El entrenamiento de fuerza puede quemar la grasa corporal, pero el cardio y el entrenamiento por intervalos en general hacen un mejor trabajo utilizando la grasa como combustible.

Además, el hecho de ejercitar una zona, como los abdominales, no significa que el cuerpo esté utilizando la grasa depositada directamente en esa región. En otras palabras, no hay forma de reducir de forma puntual. Si tu objetivo es conseguir un six pack, tienes que hacer ejercicios de cardio, entrenamiento por intervalos, ejercicios de fuerza para el core y seguir una dieta baja en grasas y calorías.

  1. Hay que hacer mucho cardio para perder peso. Si quieres perder kilos, los entrenamientos de cardio con intervalos de alta intensidad son una forma eficaz de quemar calorías, lo que puede contribuir a la pérdida de peso. Y sí, los entrenamientos de cardio constantes le ayudarán a perder peso mejor que las sesiones poco frecuentes.

Pero incorporar ejercicios de fuerza también es importante porque ayudan a desarrollar los músculos, y una mayor masa muscular aumenta el metabolismo. Un metabolismo más alto significa que se queman más calorías a lo largo del día. Por último, la pérdida de peso sólo se produce cuando se gastan más calorías de las que se ingieren a través de los alimentos. Así que los mejores planes para perder peso integran una dieta reducida en calorías y un programa de ejercicio regular de trabajo cardiovascular y de fuerza.

  1. Los mejores entrenamientos te hacen sudar mucho. Aunque sudamos cuando nos esforzamos como mecanismo incorporado del cuerpo para enfriarse, la cantidad de sudor, en sí misma, no es un indicador preciso del valor de nuestro entrenamiento. Puedes desafiarte a ti mismo a lo grande en la piscina o matarte en yoga o Pilates, por ejemplo, y puede que no sudes mucho, si es que lo haces. Además, la cantidad de sudor de las personas varía y puede verse afectada por sus niveles de hidratación y su sensibilidad a la temperatura ambiente.
  2. Estira antes de hacer ejercicio. Los estiramientos aflojan los músculos y antiguamente se recomendaban como calentamiento, pero las investigaciones han descubierto que es mejor estirar después del entrenamiento, cuando los músculos ya están calientes y más flexibles. Para calentar al principio de una sesión de ejercicios, haz movimientos dinámicos, como marchas, flexiones laterales fáciles, giros de hombros, sentadillas y otros. A continuación, dedica unos minutos después del ejercicio a estirar los grandes grupos musculares, manteniendo los estiramientos de forma estática (sin rebotes) durante 10-30 segundos.
  3. Si me salto los entrenamientos, mis músculos se convierten en grasa. De ninguna manera. Los músculos y la grasa son dos tejidos distintos, y no son fisiológicamente capaces de convertirse de uno a otro. Si dejas de hacer ejercicio, tus músculos pueden atrofiarse (empequeñecerse), y puede que no parezcas tan delgado, pero nunca, de hecho, se convierten en tejido adiposo (grasa). Dicho esto, hay que ser constante con los entrenamientos para mantener el tamaño, la fuerza y la resistencia de los músculos, todo lo cual es importante para la forma física.