Ir al contenido

Hacer ejercicio a escondidasNo es de extrañar que la mayoría de nosotros nos sentamos demasiadoque es perjudicial para nuestra salud. Incluso para los que hacen ejercicio con regularidad, una hora diaria de actividad, aunque sea muy beneficiosa, no puede deshacer todos los riesgos de un estilo de vida predominantemente sedentario.

Todos disponemos de 24 horas al día, y aunque algunos pueden dedicar más horas que otros, nadie puede estar en el gimnasio entrenando 3 horas diarias. La opción más realista es seguir un régimen de ejercicio constante y complementarlo con más actividad a lo largo del día. De hecho, investigaciones recientes han revelado que los estallidos de actividad, incluso de 10 minutos o menos, se asocian a mejores resultados de salud, como la composición corporal, la presión arterial y el riesgo de diabetes, entre otros.

Hacer ejercicio a escondidas

Hacer ejercicio cada día no es tan difícil como se imagina. Simplemente se necesita algo de creatividad, flexibilidad y voluntad para crear nuevos hábitos. Siga leyendo para conocer algunos consejos prácticos de WebMD, la revista Health y Everyday Health sobre cómo hacer ejercicio a escondidas dondequiera que esté. Recuerda que TODA la actividad suma.

  1. Estiramientos - Los estiramientos ayudan a aliviar la tensión muscular y la fatiga, a la vez que aumentan el flujo sanguíneo a los músculos para darles un impulso de energía. Es fácil incorporar unos cuantos estiramientos para el pecho, la espalda y las piernas a primera hora de la mañana y justo antes de acostarse. Añade unos cuantos estiramientos cuando estés en tu escritorio durante el día o frente al televisor por la noche. Te sentirás mejor.
  2. Subapor las escaleras - Sáltese las escaleras mecánicas y los ascensores y acepte el reto de subir las escaleras de verdad. En un minuto, una persona de 150 libras puede quemar hasta 10 calorías subiendo las escaleras. Si te diriges al piso20, puedes tomar el ascensor hasta el piso15, por ejemplo, y subir los últimos tramos a pie.
  3. Caminar más - Hay muchas maneras fáciles de hacerlo, entre ellas:
    1. Habla directamente con tus compañeros de trabajo en lugar de enviarles un correo electrónico o llamarles.
    2. Deja el coche aparcado y camina para hacer tus recados, como ir a la oficina de correos, a la tintorería, al banco, etc.
    3. Salga al exterior durante la jornada laboral y dé un paseo durante el almuerzo y coma en su mesa.
    4. Programe reuniones a pie, lo que beneficia a todos y suele dar lugar a sesiones más cortas y eficaces.
    5. Coge el transporte público siempre que puedas, ya que es más barato que conducir y te permite caminar más tiempo para llegar a tu destino.
    6. Consiga un perro -o pida prestado el de su vecino- y disfrute de la emoción de su compañero de cuatro patas en una excursión diaria.
  4. Adopte aficiones activas: en lugar de quedar con un amigo para comer o ir al cine, realice actividades que le pongan en movimiento, como montar en bicicleta, hacer senderismo, pasear por el centro comercial, bailar o ir a un parque de atracciones o a un museo.
  5. Acepta las tareas - En lugar de temer la limpieza de la casa, ponte en movimiento para beneficiar a tu cuerpo. La limpieza enérgica de la casa, como pasar la aspiradora, fregar la bañera, llevar la colada, etc., cuenta. Cortar el césped, rastrillar las hojas, quitar la nieve con una pala, trabajar en el jardín y lavar el coche son formas estupendas de beneficiar a tu cuerpo.
  6. Integre ejercicios isométricos y rápidos: apriete los glúteos o tense los abdominales en los semáforos en rojo o mientras espera en la cola. Haz unas cuantas planchas por la mañana o frente al televisor, dobla y extiende las piernas cuando estés sentado, practica la elevación de talones o el equilibrio con un solo pie o prueba a hacer flexiones de brazos en el escritorio o en la pared. Corrija su postura, ya sea sentado o de pie, a lo largo del día. Haz sentadillas y estocadas cuando esperes el microondas o el café, y ten unas mancuernas junto al televisor para las productivas pausas publicitarias.